Tradiciones

 

Los danzantes

Las danzas de Lezuza, de origen antiquísimo, forman una parte fundamental de la identidad y los referentes culturales propios de los lezuceños y las lezuceñas. Todos los años el dos de mayo, la actuación de los danzantes con la música del "tío la pita"(el dulzainero) es el núcleo de las fiestas en honor a la Virgen de la Cruz.

Doce danzantes ejecutan tres danzas rituales, dos paloteos y una danza de cintas de “vestir el palo”.

La vestimenta consiste en blusa, enaguas, pantalón cogido por debajo de la rodilla, medias y zapatillas atadas a la pierna; en la cabeza pañuelo blanco que deja el cogote al aire, en forma de bandolera, dos cintas anchas de color rojo y azul. La música que acompaña al baile, una dulzaina y un tamboril; y unas veces los danzantes hacen sonar unos palos para acompasar el baile y otra, se cogen a una cinta para entrecruzándose vestir o desnudar un palo clavado en tierra.

 

El origen de las danzas de Lezuza está ya documentado hacia el siglo XVI y aunque con importantes renovaciones acaecidas a lo largo de los años la danza y la música tradicional no son ni mucho menos inmutables,  su espíritu de danza guerrera, se mantiene recordando el origen precristiano de este tipo de danzas  

Ver más imágenes

  

Quintería

 Entre sus costumbres más conocidas hay que destacar la "Quintería" que consistía en la despedida de los quintos o mozos que habían sido medidos para incorporarse al servicio militar. Durante varios días recorrían las calles de la población, provistos de un carruaje, recogiendo comida y donativos para encerrarse en una casa y comer y beber todo lo que el cuerpo les permitía.

 

Carnaval

 

En Lezuza y Tiriez se celebraba el carnaval mediante tres ritos: el miércol, el cenizo y el entierro de la sardina. El primero de ellos consistía en transportar a hombros de muchachas un muñeco de trapo al que se le habían puesto dos cebollas y una zanahoria a modo de atributos sexuales. Las jóvenes iban de casa en casa pidiendo fritillas. El cenizo se desarrollaba mediante dos muchachos que eran uncidos a un ubio o toza, tirando de un arado, mientras que un tercer joven iba lanzando puñados de ceniza, como si estuviesen sembrando. Finalmente, el entierro de la sardina se hacían a través de una ceremonia en la que se paseaba en andas a la una gran sardina de cartón, siendo quemada entre lágrimas y lamentos en la plaza del pueblo.

Actualmente se sigue celebrando el carnaval con bailes y pasacalles en los que las comparsas lucen sus máscaras y disfraces causando el alborozo y regocijo del público participante.

 

 

 

      Ver  más imágenes  

 

 

 

Ayuntamiento de Lezuza

Plaza  Mayor, 9
02160 Lezuza (Albacete)
Teléfono. 967354001 | Fax. 967354151
Correo electrónico: lezuza@dipualba.es